La libertad reparte cajas: los curros detrás del manejo de Pami y Anses en las provincias "dialoguistas"

Karina Milei, Lule Menem y los millones de pesos que recaudan en grone para LLA.

5 Julio de 2024
Javier, su papada y Karina Milei
Javier, su papada y Karina Milei

La denuncia de Marcela Coronel, ex directora del Pami en Santiago del Estero, reveló un nuevo (viejo) método para hacer caja política. Si bien ya quedó demostrado que los libertarios no son ajenos a las prácticas de la casta, aunque esta vez se les fue la mano.

Coronel es una médica pediatra se sumó a las filas de La Libertad Avanza porque compró el discurso mediático del entonces panelista televisivo, Javier Milei. Su compromiso con las ideas de la libertad la llevó a fiscalizar durante todo el período electoral y luego, cuando "Jamoncito" ganó las elecciones, fue designada como directora del Pami en esa provincia.

Pero el amor libertario duró poco. Coronel colgó el ambo médico y pronto experimentó en carne propia las mieles de la casta. ¿Qué fue lo que pasó? El partido la obligó a donar una importante parte de su sueldo para engrosar la caja política de La Libertad Avanza.

En principio, tuvo que transferir todos los meses 600 mil de los 2,6 millones de pesos que cobraba por su puesto en el PAMI provincial. Con el correr de los meses, Coronel escaló sus reclamos internos y empezó a demandar la transparencia con la que LLA hizo campaña y logró ganar las elecciones: pero no obtuvo la respuesta que buscaba.

Después de denunciar extorsiones, la funcionaria no sólo fue desplazada del PAMI, sino que además también le impidieron continuar con sus labores como médica.

El caso de Coronel expone que esos organismos, distribuidos a lo largo y ancho de todo el país, son instrumentos que nutren a la praxis política de la Libertad Avanza y operan como dispositivos de control de lealtades. Karina Milei y Eduardo "Lule" Menem lo saben, por eso dejan estas dependencias en manos de apoderados de LLA, ex candidatos a gobernador y gente de extrema confianza de los referentes locales. Si algo falla, el nuevo funcionario es desplazado de inmediato.

En Córdoba, el premiado fue el titular de la bancada Gabriel Bornoroni. Fue su disputa judicial para quedarse con el sello partidario de La Libertad Avanza en su provincia lo que le hizo ganar la confianza del "jefe" y de Lule.

Empoderado por el respaldo de la pareja más fogosa de las huestes libertarias, Bornoroni metió a los socios de su estudio jurídico en los cargos de la Anses y Pami. Así, en la gerencia regional de Anses desembarcó Andrés Bauzá, hijo del primer jefe de Gabinete de Carlos Menem, y su otro socio Marcos Patiño Brizuela.

Bornoroni y Bauzá tienen un estudio que representa los intereses de las estaciones de servicio y de empresas privadas que ejecutan obra pública. Bornoroni es además presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República (FECAC).

Un piso más abajo funciona el estudio de Brizuela, que se quedó con la delegación del PAMI, otra enorme caja. El "premiado" fue el apoderado de LLA durante la campaña y se quedó con un carguito tras las elecciones.

El curro libertario también opera en tierra tucumana. El ex candidato a gobernador Ricardo Bussi se entusiasmó tanto con las "oportunidades" locales que renunció a su banca como diputado nacional para quedarse en su provincia como legislador y manejar los hilos desde allí.

El vínculo con la familia Milei lo precede. Y es que el presidente fue asesor nada más y nada menos que de su padre, el genocida Antonio Domingo Bussi. Ricardo supo aprovechar la buena relación y se convirtió en un verdadero pulpo: desde su banca en la legislatura provincial controla la Anses, el Pami, la CNRT y la Superintendencia de Trabajo y Salud.

En Anses, Bussi designó a Mario Aramayo, ex candidato a diputado por el Parlasur de La Libertad Avanza y fiscal durante los comicios. En Pami, lo nombró  Martín Fernández González, un dirigente de su confianza que reemplazó al saliente Mariano Usandivaras, también designado por el bussismo pero a instancias de un legislador del Pro. Cambia, todo cambia.

El "pulpo" Bussi se mueve como pez en el agua en su provincia. No sólo se quedó con las cajas más importantes a nivel local, sino que también cosechó una buena relación con el primer gobernador libertario-peronista, Osvaldo Jaldo,y lo acompaña en cada una de sus iniciativas en la legislatura local.

La relación está tan bien que incluso Jaldo designó a la abogada del genocida Antonio Bussi como funcionaria de la legislatura provincial. La provincia es el botón de muestra de la política del látigo y la chequera, y Jaldo el mejor alumno. Fue el primero en romper el bloque de diputados de Unión por la Patria en el Congreso Nacional y ahora organiza el acto del Pacto de Mayo, que tras muchos idas y vueltas se realizará el lunes por la noche.

Para lograrlo, Jaldo se disputó con el municipio la organización de la vigilia y logró despejar la Histórica casa de la Independencia para el acto que encabezará Javier Milei.

En la Rioja, como era de esperarse, el curro de las cajas paralelas quedó en manos de un Menem. La delegación provincial del PAMI quedó en manos de Amado Omar Menem, tío del presidente de la Cámara de Diputados.

"Después de 30 años de ejercer la abogacía en el foro local y nacional, ahora el objetivo es devolverle a la sociedad un poco de todo lo que me ha dado y salir de mi zona de confort, por eso acepté hacerme cargo del instituto por expreso pedido de Presidencia de la Nación", dijo Amado Menem sobre su designación.

Otros Menem saltaron directamente a la Casa Rosada. Federico Sharif Menem fue nombrado como Director General de Secretaría Privada de la Presidencia. Federico es hijo de "Lule" y se vio beneficiado por la sociedad conyugal con Karina.

Martín Menem defendió su nombramiento, con un argumento que no estuvo ajeno a cuestionamientos: "No es sobrino directo, sino de segundo grado. Trabaja conmigo hace unos tres años. Es la persona en la que más confío de todas las que tengo a la vuelta".

Los adalides de la transparencia y de "la nueva política" se valen de los mismos instrumentos de la casta para construir poder. Nombramientos a dedo, cajas del Estado para hacer política y el látigo y chequera para disciplinar.

En siete meses de gestión, el Gobierno suma otros escándalos de la casta: sobresueldos en el ministerio de Capital Humano, triangulaciones opacas con organismos internacionales como la OEA y un listado de funcionarios que le facturó a la cartera de Sandra Pettovello pero sin brindar servicios. Lo que en el barrio se conoce como los "ñoquis" del Estado.