En tiempo de descuento: Toto Caputo se enteró de que lo quieren limpiar (del cargo, obvio)

Economía en caída libre, números que no acompañan, gorra vacía, imposibilidad de seguir mangando, pelea con los principales actores de la economía, deudas bicicleteadas, enojos varios, reproches del presidente. Y, por si fuera poco, el ministro de Economía se enteró de que Milei prepara su reemplazo.

10 Mayo de 2024
Luis "Toto" Caputo, ex Messi de las finanzas, a punto de ser reemplazado
Luis "Toto" Caputo, ex Messi de las finanzas, a punto de ser reemplazado LQC

Luis "Toto" Caputo, el ex Messi de las finanzas, mira hacia al costado de la cancha y ve que -pegadito a la línea de cal- hay un cartelito: el de -a este altura- su inexorable cambio. El actual ministro de Economía se enteró de que Milei prepara su reemplazo. La ausencia de un plan de estabilización empieza a notarse y no queda claro qué tiene pensado hacer para evitar la depresión económica a la que parece encaminarse el país.

En público, el presidente celebra lo que -considera- un triunfo del excel. Dibuja en el aire números siempre favorables y elogia a Toto, que en estas últimas horas se enfrascó en una absurda pelea con la CGT y, en especial, con Pablo Moyano, a quien calificó como "mero matón". Y dijo que "lo quiere limpiar". Algo de razón tiene, pero no debe apuntarle al sindicalista, debe mirar hacia adentro de su gobierno.

Toto, contra Pablo Moyano
Toto, contra Pablo Moyano

El ministro timbero no logra cumplir la promesa de conseguir 15 mil millones de dólares. El problema es que le prometió nada menos que al presidente conseguir esa guita prestada tras pasar la gorra. Ése -supuestamente- es su capital: la timba y el mangazo. Pero, por el momento, no lo consiguió. Y Milei, con su habitual tono calmo y mesurado, se lo reprocha. 

Según consigna Marcelo Bonelli en un revelador editorial nada menos que en el diario Clarín, "Toto está perdiendo los estribos. Tiene conflicto con las prepagas -otra vez el Gobierno fracasa en la instrumentación de las medidas-, las alimenticias bajan a cuentagotas los precios, el campo está inquieto y, ahora, las poderosas empresas eléctricas le declararon la guerra. Encima hay bronca de banqueros, por el favoritismo del BCRA con Mercado Pago". Repasá el listado y vas a ver que tiene problemas con todos los actores económicos. 

Más allá de las rimbombantes declaraciones públicas, la construcción cayó 42% y la industria un 21,2%.; la producción en actividad para obras cayó 21,7%, y la manufacturera, 12,4% en relación con el mismo mes del año pasado. Mientras que para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil crecerá un 2,3% y el de México un 2,5%, la actividad en Argentina retrocederá un 3,1% en 2024. 

TENSIONES INTERNAS POR LA CAJA
Pero, amén de los números desfavorables y de las desventuras que día a día le tocan atravesar a los argentinos por las medidas económicas de Toto, hay otra cuestión que no puede soslayarse, y es la creciente tensión entre dos frentes poderosos: la hermana presidencial Karina Milei y Santiago Caputo (sobrino del ministro) por un lado versus "El Mudito" Nicolás Posse y el Tío Toto desde el otro. 

Según reveló LPO hace unos días, el recelo entre ambos ejes se produce (y se acrecienta) porque la Secretaria General de la Presidencia y el asesor estrella perciben notorias demoras para acceder a fondos destinados para el día a día de la política. Si usted, querido lector, busca un ejemplo, solo cabe remontarse al capítulo Ley Bases y el voto de los gobernadores. 

"El Jefe" y Santiago Caputo, recelosos con Toto y Posse
"El Jefe" y Santiago Caputo, recelosos con Toto y Posse

Lo que Kari y Santiago recelan es que parte de esos fondos dependen en forma directa de Posse y de Toto a través de los fondos de empresas públicas que controlan estos últimos, y que "El Tío" y "El Mudito" acceden con velocidad a ese mismo dinero. Toto -ahora sí- hace gala del apodo que le puso Mauricio Macri: mete gambeta y velocidad para hacerse de esos billetes. 

Economía en caída libre, números que no acompañan, gorra vacía, imposibilidad de seguir mangando, pelea con los principales actores de la economía, deudas bicicleteadas, enojos varios, reproches del presidente. Toto mira hacia el banco de suplentes y ve a todos los suplentes calentar. No sabe cuál va a entrar por él, pero ya sabe -porque lo vivió- que todos quieren jugar. Y todos quieren jugar en su lugar.