El regreso del tren fantasma y la interna en la familia Menem

Durante la colocación del sonriente busto del expresidente Carlos Menem en la Casa Rosada, se vieron caras que son sinónimo de noventismo y, por ende de menemismo. Ayer vapuleados, hoy entronizados por la gestión de Milei. En medio, una feroz interna familiar. La nieta vs la hija; la impunidad vs la Justicia

15 Mayo de 2024
Zulemita, Milei y, desde el sonriente busto, Carlos Menem
Zulemita, Milei y, desde el sonriente busto, Carlos Menem LQC

En un nuevo acto de reivindicación de la década de los 90, Javier Milei inauguró un busto del ex presidente Carlos Menem en Casa Rosada. Entre lágrimas, el líder libertario insistió con que fue "el mejor presidente de la historia". El recorrido por el álbum de fotos es "no apto" para nostálgicos. 

La admiración de Milei por el ex presidente ha sido señalada no sólo en sus intervenciones públicas. Herederos del apellido como Lule (principal operador político del gobierno) y Martín (presidente de la Cámara de Diputados), ocupan puestos de peso en el gobierno libertario. También lo hacen ex funcionarios de la gestión noventista. Verlos a todos juntos impresiona.

Por supuesto, la familia del ex presidente fue parte del homenaje, su hija Zulemita fue la que más empujó para que el busto se emplace en el ingreso a Casa Rosada: "Papá fue un caballero de la política. Estas son algunas de las razones de mi orgullo y lo recordaré siempre con eterna admiración", dijo visiblemente emocionada

Eduardo Menem, hermano de Carlos y papá del presidente de la Cámara de Diputados, Martín.
Eduardo Menem, hermano de Carlos y papá del presidente de la Cámara de Diputados, Martín.

El hermano del Carlo, papá de Martín y exsenador, Eduardo Menem, también se expresó: "Este busto tendría que haber sido colocado antes" y criticó las "miserabilidades de la política". Eduardo, quien supo ser hombre fuerte durante la gestión de su hermano y hoy asesora a su hijo tras bambalinas, estuvo acompañado de su mujer, Susana Valente. Se sentaron en un lugar de privilegio. Primera fila a la derecha, acompañados de una nutrida compañía de ex funcionarios de la década menemista.

Antonella, hija de Carlitos y nieta de Carlos, expresó su malestar en su cuenta de IG
Antonella, hija de Carlitos y nieta de Carlos, expresó su malestar en su cuenta de IG

Pero no todo fue orgullo y reivindicación. Antonella Menem, hija de Carlitos y nieta de Carlos, tuvo un crítico posteo en su cuenta de IG. "Como nieta no me parece correcto gastar plata en algo así, para recordar está la mente. En segundo lugar somos 4 los que tenemos que autorizar si queremos que esté o no el busto de mi abuelo". Pero, más allá de su guerra particular con su tía Zulemita, tuvo duros conceptos políticos: "Hay que ver si están de acuerdo los familiares de Río Tercero, Embajada de Israel o Amia. Saco el atentado contra mi padre porque yo ya lo perdoné a mi abuelo. Creo que es una falta de respeto a los que no tuvieron justicia". 

La joven tiene un largo historial de destratos en una familia que del tema sabe y mucho. Hace apenas unos días, Zulema Yoma la desconoció en público como nieta. Incluso llegó a decir que el ADN no lo hizo la familia si no que se lo hizo la propia chica. Consultada por este tema, Antonella ahondó en la información y dijo que la exPrimera Dama (su abuela) considera que ella podría ser hija de Carlos padre y no de Carlitos. Carlitos Nair, hijo del expresidente durante su encarcelamiento en Formosa, fue reconocido por su papá recién a los 26 años

TRIPULANTES DEL TREN FANTASMA

Carlos Ruckauf y Ramon Puerta también fueron de la partida. El exvicepresidente de Carlos Menem en su reelección volvió a las primeras planas para regalar loas al gobierno libertario. Por su parte el misionero Puerta, dos veces gobernador de su provincia, fue presidente durante dos días en plena crisis del 2001, tras la renuncia de Fernando de la Rúa. Y también detrás de la llegada de Mauricio Macri a la presidencia de la Nación en 2015.

Ruckauf y Puerta dieron el presente
Ruckauf y Puerta dieron el presente

Detrás de Zulemita y sus hijos se pudo ver a Ramón Hernández, quien durante sus diez años de gobierno fue la sombra de Menem. Nadie que no fuera de la familia podía acercarse al riojano sin pasar por el filtro de Hernández. Cuando Menem volvió al Senado en diciembre de 2005, Hernández fue nombrado su asesor en esa cámara. Para ese entonces, el exsecretario  tenía aún pendiente en la justicia una causa por enriquecimiento ilícito.

Ramón Hernández, detrás de Zulemita y sus hijos
Ramón Hernández, detrás de Zulemita y sus hijos

Otro regreso inesperado a la primera plana política, e inmerso en la fiesta del menemismo, fue el de Juan Nápoli, el enlace de Milei con inversores extranjeros que quedó en el ojo de la tormenta tras la denuncia penal que le realizó una joven llamada Laura Vázquez. En noviembre dijo haber sido extorsionada por Nápoli y su mujer para que no saliera a la luz la relación extramatrimonial que compartían desde junio.  Además de mostrarse con él en muchos de los viajes en los que el banquero iba a buscar financiamiento para la campaña de Milei, la mujer mostró capturas de chats que revelaban su adicción a las drogas. Tras el escándalo que terminó con una restricción perimetral, Nápoli no había vuelto a aparecer en escena. Mujeres, lujo, droga, ostentación, yates, dinero. Más menemista imposible. 

Reaparición pública de Juan Nápoli en la fiesta menemista en la Rosada
Reaparición pública de Juan Nápoli en la fiesta menemista en la Rosada

En el  gabinete libertario abundan dirigentes con vinculación directa a los noventa: Guillermo Francos, Rodolfo Barra, ex  ministro de Justicia de Menem y actual  procurador del Tesoro. Daniel Tillard, discípulo de Domingo Cavallo es presidente del Banco Nación. Y, si de reminiscencias noventosas se trata, el actual ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, abogado del caso Coppola y tapa de las revistas del corazón por su vínculo amoroso con una joven involucrada en ese escándalo emblema de una década que hoy buscan romantizar.