El ministro cadete y el cónclave político para censurar a Santiago Cúneo en A24

Aprietes, miedo, secretos y negocios dejaron fuera de la grilla de A24 al periodista crítico del gobierno. El rol de José Luis Manzano desde adentro y de Nicolás Posse desde afuera. Inteligencia, espías y "la guerra" a los medios que no son acólitos libertarios

15 Mayo de 2024
Santiago Cúneo y los avances de su nuevo programa en A24
Santiago Cúneo y los avances de su nuevo programa en A24 LQC

Lo adelantó LQC. Ahora lo confirmó el protagonista. El gobierno censuró el programa "El Rey Desnudo", que el periodista Santiago Cúneo tenía previsto estrenar en al señal A24. Pero dos cónclaves secretos en Casa Rosada y hasta un altísimo funcionario de gobierno que se llegó con un teléfono para apretar a uno de los dueños del medio torcieron la decisión. Censura, aprietes, miedo y negocios en la era de la libertad. 

Ahora fue el turno de que el propio Cúneo, protagonista de la historia, contara lo sucedido. Y lo hizo en su programa, que -por el momento- se mantiene en su canal de streaming. El periodista relata que el viernes 3 de mayo previo el debut empezó la desesperación en el círculo más íntimo del gobierno. Y que por ese motivo se organizó una reunión de urgencia en Casa Rosada con la presencia física del presidente, Javier Milei, de su hermana y Secretaria General de la Presidencia, Karina, del vocero Manuel Adorni, de Santiago Caputo y  de Nicolás Posse, personaje central en esta trama, y de quien Cúneo dice: "Juega al Super Agente 86: hace seguimientos y manda a pinchar teléfonos incluso a diputados del propio oficialismo, como Marcela Pagano o Montenegro. Esa lista me incluye también y yo lo denuncio hace un mes y pico. Es el principal operador de la censura". 

Tal como publicó LQC el 7 de mayo, la primera acción del gobierno es recurrir a José Luis Manzano, socio del Grupo América. "Le piden que colabore en la censura desde adentro del canal -dice el periodista-. Ahí empieza acción de desgaste con Manzano haciéndose el enojado porque tiene otros intereses que defender que no son que Cúneo esté en América, porque si eso sucede los negocios se caen. La amenaza era que el gobierno le iba a declarar la guerra (esa palabra usaron) a los socios del grupo América".

El sábado, con el anuncio del programa en la calle y la publicidad rotando en la programación del canal, vieron que esta primera acción no era suficiente y fueron por el resto de los socios. "Llega el domingo, y ante el fracaso de la censura, deciden que Posse tiene que hacer de cadete y trasladarse hasta la casa de uno de los socios del grupo para ponerle el teléfono en la oreja para que hable con el loco psiquiátrico de Clonazepam y lo amenace directamente". Según el relato, se abandona la virtualidad para pasar a lo concreto. 

Y, en su alocución, Cúneo repasa que Javier Milei pisó un estudio de televisión por primera vez a su lado.  Fue su columnista. Y le contó intimidades. Al parecer, muchas y muy íntimas. Y trata de evitar la difusión de esas confesiones en un medio amplificado como puede ser un canal de aire. "El domingo a las 18 le dicen explícitamente a ese dueño: 'Te declaro la guerra'. Después de eso me llaman y me comunican que la situación es muy fuerte: 'Tenemos a José Luis operando desde adentro y al gobierno que va hasta la casa de uno de los socios para amenazarlo directamente".

El tuit de Cúneo
El tuit de Cúneo

Y la cronología continúa: "A la 1.39 del lunes hago un tuit en el que aviso que seguían operando para que 'El Rey Desnudo' no saliera al aire, porque a las 12 de la noche habían vuelto a llamar para ver si el mensaje de las 6 de la tarde había sido efectivo. El lunes no salimos por la tensión ante la amenaza de un gobierno". Dice Cúneo que la posibilidad concreta de que los trabajadores del canal perdieran su trabajo fue motivo suficiente para decidir mantenerse al margen. 

Y cierra con un panorama negro y preocupante: "El gobierno decidió fundir a los medios que no son adeptos y que no reciban el sobre negro de la pauta negra que reparten desde Balcarce 50 a todos los acólitos propagandistas del régimen".