El loco conspiramundo de Milei: aumentan la custodia presidencial de 20 a 50 hombres

Su clara posición pro israelí en el conflicto de Medio Oriente, atributos presidenciales vandalizados y hasta una colada en la Quinta de Olivos motivaron el incremento de custodios para un presidente que se queja porque no lo dan libertad para moverse fuera de la residencia.

13 Mayo de 2024
Conspiraciones en el mundo del presidente
Conspiraciones en el mundo del presidente LQC

En esta comparsa de cuestiones insólitas que es el gobierno libertario, algunas no dejan de asombrar. Por ejemplo que haya ingresado una mujer anónima a la Quinta de Olivos y haya sorteado el primer control sin ningún problema. La fémina, que no se sabe si logró colarse para saludar al presidente, para asesinarlo o para expresar su admiración, burló los controles de seguridad y llegó hasta el segundo perímetro de la residencia presidencial. Un absurdo demasiado peligroso para la seguridad nacional.

Ésa fue una de las razones por las cuales la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dispuso aumentar la comitiva de seguridad para el presidente Javier Milei. Antes de esta serie de episodios eran veinte los uniformados dependientes de Casa Militar que cuidaban al primer mandatario. Tras estos sucesos son 50 quienes acompañan al líder libertario dondequiera que vaya. "No me dejan moverme de Olivos", se queja ante amigos y conocidos. 

Otro de los hechos que encendió las alarmas en materia de cuidados fue la posición abiertamente pro israelí en el conflicto de Medio Oriente que expresó Milei, quien al expresarse de esta forma rompió con una tradición de neutralidad argentina en materia de Asuntos Exteriores. 

Milei en Israel: el presidente rompió la histórica neutralidad argentina en materia de Asuntos Exteriores
Milei en Israel: el presidente rompió la histórica neutralidad argentina en materia de Asuntos Exteriores

Sabida es la admiración y el alineamiento de Milei con Israel. Ese país fue el destino de su primer viaje como presidente de la Nación, aunque no viajó en funciones oficiales si no para cumplir una promesa personal. Apenas bajó del avión en Tel Aviv, Milei volvió a prometer que iba a mudar la embajada hacia Jerusalén, un hecho que propios y extraños califican como "provocador" e "innecesario". 

El tercer y preocupante hecho se dio el 2 de marzo pasado. Para ser precisos, un día sábado. La noche anterior, viernes 1, el presidente brindó su discurso ante la Asamblea Legislativa. Un detalle que llamó la atención fue que lució la banda presidencial cruzándole el pecho, algo que no responde al protocolo, que reserva ese atributo para el discurso de asunción. Pero este presidente no conoce de formalidades. 

El sábado por la mañana, el personal de la Quinta de Olivos envío la banda presidencial a la tintorería. Pero la sorpresa fue mayúscula cuando el atributo regresó a la residencia. Estaba manchada de maquillaje y -aseguran- destrozada. La palabra fue "vandalizada". 

Alejandro Guglielmi fue removido como jefe de Casa Militar por Karina Milei
Alejandro Guglielmi fue removido como jefe de Casa Militar por Karina Milei

Por supuesto, llamaron a la tintorería para preguntar qué había ocurrido, a los que los dueños del comercio explicaron que ellos la habían devuelto en perfectas condiciones. Pero lo que recibieron los edecanes de Casa Militar, y -sobre todo- lo que vio Karina Milei fue una banda presidencial en un calamitoso estado. Aunque no es para descartar que las manchas de maquillaje fueran reales y atribuibles al efusivo abrazo con tackle incluido que la diputada Lilia Lemoine le dio al presidente en su ingreso al recinto en el Congreso antes de su discurso.

La ira de la hermana presidencial fue tal que el 15 de marzo hizo echar al al jefe de Casa Militar, Alejandro Guglielmi, de quien sospecha estaba detrás de estos actos simbólicamente relevantes. A pesar de que el hombre había asumido durante la gestión de Macri y que había transitado los cuatro años de Alberto Fernández en ese mismo cargo, para la Secretaria General de la Presidencia se trataba de un "kirchnerista". Y como dos más dos es cuatro, Guglielmi fue removido de su cargo, en el que asumió el coronel mayor Sebastián Ibáñez